Liderazgo ágil

Últimamente son muchos los artículos, los posts, las publicaciones que tratan sobre Agilidad; cómo la Agilidad nos puede ayudar a mejorar nuestros procesos, nuestras relaciones, a adaptarnos a los cambios de forma eficiente o a poner el foco en aquello que aporta más valor al cliente. Y de forma recurrente también, escuchamos que los equipos ágiles son autoorganizados y disponen de autonomía en la toma de decisiones. Entonces,

¿qué papel juega el líder en un contexto en el que los equipos de trabajo son autónomos?

¡Es importante entender que el rol de los líderes actuales, de los líderes ágiles, ha cambiado, pero no ha desaparecido en absoluto! Y al igual que cambian sus funciones, cambian también sus competencias.

Necesitamos líderes que….

… sean capaces de afrontar la transformación cultural que implica la adopción de la agilidad en sus organizaciones.

… sepan identificar aquello que motiva a sus colaboradores, y provoquen esa motivación.

… conviertan los espacios de trabajo en espacios de confianza donde surjan las conversaciones productivas

inspiren a sus colaboradores facilitando así que emerjan ideas innovadoras.

no tengan miedo al cambio y tengan capacidad para adaptarse.

….

¡Ser un líder ágil no se improvisa! Requiere ser consciente de las nuevas habilidades que se precisan, adquirir herramientas que nos faciliten la labor y ponerlas en práctica con nuestros equipos.

Trabajar estos aspectos de forma práctica, dinámica y colaborativa con otros líderes que compartan las mismas inquietudes es también una manera de avanzar en este camino hacia la agilidad. Compartir experiencias e iniciativas de otros equipos puede resultar muy enriquecedor. ¡No somos islas!

Por eso proponemos una formación en liderazgo ágil en la que además de aprender aspectos prácticos para ejercer tu liderazgo, podrás interactuar con otras personas de forma que entre todos creemos un espacio de trabajo colaborativo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.