¿Cómo ser Digital Facilitator? 10 prácticas para ayudarte a facilitar entornos digitales
¿Cómo ser Digital Facilitator? 10 prácticas para ayudarte a facilitar entornos digitales

Cómo bien dijo Walt Disney: “Los tiempos y condiciones cambian tan rápido que debemos continuar manteniendo nuestro objetivo focalizado en el futuro.” Disney tenía razón y precisamente esta frase es clave a la hora de responder a la pregunta de cómo ser Digital Facilitator, o facilitador digital.

La pandemia, la globalización y las tecnologías han cambiado nuestro ecosistema de relaciones, la forma en la que nos comunicamos, las reuniones que tenemos y la manera en la que aprendemos entre muchas otras cosas. El entorno digital ha venido para quedarse y tenemos que adaptarnos a él, y combinarlo de la mejor forma con el resto de los entornos y herramientas a los que estamos más acostumbrados.

Este nuevo entorno no implica necesariamente cambiar de objetivos en nuestro día, pero si la forma y medios que utilizamos para conseguirlos.

Como facilitadora de grupos en una formación, en una reunión o una sesión de cocreación, he tenido que darle la vuelta a lo que hacía para adaptar al entorno digital. Lo primero que pensé fue, ¿cómo voy a hacer dinámicas de grupo con mis piezas de lego?, ¿cómo voy a trabajar en grupos?, ¿cómo voy a generar debates sin compartir el mismo espacio físico?

¿Esto es posible en un entorno remoto y digital? 10 pistas para saber cómo ser un Digital Facilitator de éxito

Pues sí, es posible. Lo que necesitamos es dar el salto y utilizar las herramientas que nos posibilitan conseguir nuestros objetivos de otra manera y las competencias digitales que nos permitan comunicar, interactuar y conectar con nuestra audiencia.

Aquí te dejo un resumen de las prácticas que a mí me han funcionado y que pueden ayudarte:

¿Cómo ser Digital Facilitator? 10 prácticas para ayudarte a facilitar entornos digitales
  1. Planifica la sesión: Bienvenida, objetivos, actividad, video, debate, presentación, práctica, feedback, descanso, etc. A la hora de planificar ten en cuenta que en entornos virtuales la dinámica es algo más lenta. Sé realista con tu planificación.
  2. En la variedad está el gusto: organiza el aprendizaje, la reunión o la sesión con variedad de actividades, tareas y recursos: videos, presentaciones, debate, preguntas, etc. La diversidad ayuda a conectar y mantener el interés
  3. Participación activa: que hablen y hagan más las demás personas que tú.
  4. Mucho feedback.
  5. Genera contenidos de impacto que te ayuden a motivar y generar el efecto WOW a través de la pantalla.
  6. Domina el entorno digital. Prepárate para los fallos de la tecnología.
  7. Herramientas y recursos que nos ayudan a facilitar las sesiones: salas de grupo, lienzos digitales, encuestas, gamificación, etc.
  8. Empatiza con tu público.
  9. Suelta tu creatividad al viento. Dale una vuelta a lo que haces y busca cómo puedes adaptarlo a este nuevo entorno. Tú puedes hacerlo.
  10. Disfruta, disfruta y disfruta. Contagiarás a tu público y conseguiréis vuestros objetivos.

Y tú, ¿quieres ser Digital Facilitator? En ese caso, podemos ayudarte. Disponemos de un curso de digital facilitator en el que profundizarás sobre estos temas. Descubre la siguiente sesión en nuestro calendario de acciones programadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.